Now Playing Tracks

Invo Stefarine 5x08

Llegamos al momento donde por primera vez en la temporada tienen interacción real Stefan y Katherine. Ambos se encuentran en el Grill ahogando sus penas en litros y litros de alcohol, uno porque se da cuenta que sus ideas magistrales no le sirven para salir de la mierda donde está metido, y la otra porque igual se muere de un ataque repentino de cirrosis antes que de vieja pelleja. Ella aprovecha que Stefan está forever alone en la mesa para llevarse la botella que le ha mangado a Matt de la barra, y así compartir sus desgraciadas vidas. Aunque en un principio él se muestra rancio as always nada más la ve aparecer y sentarse enfrente suya (lo cual demuestra que si un ceño aparece flirteando es que no es Stefan), al final acepta tomarse un chupito como si le estuviera haciendo un favor. Bueno, eso le vale porque es Katherine, puesto que el resto preferiríamos arrancarnos la piel a tiras… nah no, es que ni se nos pasaría por la cabeza acercarnos a menos de 100 metros de él.

Katherine vuelve a recordar la estúpida teoría del cosmos ceñoso y petroviano para decirle que le guste o no, va a acabar con alguien que tenga la misma cara que ella, y supongo que ya ni siquiera se plantea como posibilidad porque sabe que sus dos telediarios no llegan ni para que Stefan comience a tener el pensamiento de forma fugaz en su hueca cabeza, visto lo que le cuesta asumir las cosas. Lo que sí hace es preguntarla que qué la pasa porque es evidendente que está diferente y más asqueada de la vida que de costumbre, y ella dice que salvo por el dolor de huesos, las encias que se le caen y que tiene que ir a mear cada 5 min, está divina de la muerte. Como no quiere dar más detalles y contar lo que realmente le sucede, enseguida pasa a preguntar a Stefan que qué hace allí solo, total, al no ser muy listo no se extrañará lo suficiente como para ahondar en los síntomas que le acaba de describir. Tampoco entiendo que pregunte eso porque si ya sabe que ha estado 3 meses enlatado ahogándose y regresa a su casa, con la relación delena delante de sus narices, no va a dar saltos de alegría. Así que él responde que se ha ido ahí para no tener que hablar con nadie, ya, eso está bien si el Grill no fuera el único bar del pueblo y que siempre terminas encontrándote con gente que conoces y que se te arriman fijo. Katherine le ofrece que si quiere hablar con ella puede hacerlo porque está tan pedo que no recordará lo que le cuente, y él empieza a largar lo que le carcome, posiblemente porque tiene posibilidades de que esta vez la bitch no use sus palabras para luego derrumbarle sus argumentos, y a unas malas, siempre está el compelling, que ahora sí sería efectivo en ella.

Entonces Stefan le cuenta que haber matado a Silas no le ha funcionado para seguir con su vida por seguir teniendo los deja vu’s donde se está muriendo una y otra vez, lo cual es diagnosticado por Katherine como un caso claro de Síndrome de Estrés Post-Traumático, que después de haber tenido esa mala experiencia ahora la revive continuamente porque no tiene nada más que hacer en la vida y está aburrido en extremo. Por eso, ella le ofrece un trabajito para entretenerse y Stefan vuelve a refunfuñar con su retahíla de que tenía que haber visto venir que le necesitaba para algo, que no estaba siendo amable porque sí. Antaño, la perra le habría contestado con alguna puya pero a día de hoy está bastante irascible y le habla sobre lo que le pasó con su hija y el tener que huir durante 500 años, que pal caso no es para tanto el trauma. Yo creo que podían haber aprovechado la ocasión para que le dijera que la tarea que tiene en mente la puede hacer hasta un bebé porque ha visto que encomendarle algo más complicado, como guardar ataúdes, es físicamente imposible que lo haga bien.

Katherine levanta dispuesta a irse, y Stefan, que debe estar colocao en buena medida, además de que al fin y al cabo, ella no tiene la culpa de que le sucediera aquello, opta por hacer algo productivo y justo en ese momento llega Nadia, que no sabe qué tripa se le ha roto a su señora madre para llamarla puesto que en el capi anterior la mandó a freír espárragos frente a la radio macuto de Carol. De entrada, Katherine los presenta, y Stefan pone su habitual cara de procesamiento de info sin cagarse la pata abajo porque le incumba lo que descubre y Nadia seguramente le reconoce como el pintamonas sosainas fotocopiado de Silas que su mamaíta ha estado espiando desde la sombra.

Pasamos a la siguiente parte, que transcurre en la trastienda del Grill, donde Stefan y las Petrovas esperan a que llegue Matt con la navajita plateada esa (se hace raro que no sea Nina clonada). Para romper el silencio incómodo que se está cortando con otro chuchillo, Stefan hace una pregunta todavía más incómoda: quién de las dos es más joven. Es una cuestión estúpida, como él, porque evidentemente Nadia es más pequeña por ser la hija, pero quizás se refiera a las primaveras tenía cada una cuando se transformaron, y ahí es posible que Katherine a lo más y tirando por lo alto, llegaría a los 20. Nadia tiene pinta de tener alguna arruga más, porque por el momento no es visible en el rostro la decrepitud a la que se encamina la perra. Total, que llega Matt con el artefacto este y tras convocar a Gregor, Katherine se da a conocer como la suegrísima que viene a hacer el tercer grado al noviete que se ha echado su única hija porque como no está el padre de la criatura para hacerlo, pues ya se encarga ella. Terminan descubriendo que los viajeros no solamente debían vigilar a Silas y eliminarlo, por lo del ancla, sino que tras eso, iban a matar a Katherine por expreso deseo de algún traveler mayor porque este tiene pinta de ser un pringaete. Así le pasa, que termina muerto del todo porque resulta que la bitch sabe lo puñeteros que son esta variante de los witchitos, debido a que su propio padre era uno de ellos. Ya puestos a fumar caducao, igual es ese viajero que mandó a los demás finiquitarla por aquello de tener una hija sin estar casada. El caso es que Nadia no se toma muy bien eso de que su excéntrica madre vaya cargándose a sus churris y como veremos luego, la cosa no acaba muy bien que digamos.

Seguimos con otro tabardillo de Stefan, que le da en pleno Grill, porque este se ha propuesto dejar tieso a todo Mystic Falls de alcohol, y de nuevo las visiones de la caja fuerte bajo el mar. Se va yendo dando tumbos y rompiendo el vaso que tenía en la mano, lo que provoca que se llene de sangre y sabemos que como guarro que es, no le molesta lo más mínimo dejar los cachos de cristal con tintes rojos de sangre ahí tirados en la barra. Consigue salir afuera, a la calle, por la parte de atrás, y Katherine le sigue porque le debió ver haciendo eses cual típico tío Manolo borracho tras la barra libre de una boda. Intenta saber qué le ocurre, pero Stefan se aleja inicialmente pidiéndola que corra el aire pero termina por acercarse con supervelocidad y agarrándola del cuello. Yo pensaba que la iba a hincar el diente, pero no, esto debe ser otro tipo de ataques diferentes a los del rippismo y por eso ahora harán como que ese problema ha “desaparecido”. Katherine le pide que se relaje pero Stefan replica que no puede, no cambia en lo de llevar la contraria, y de nuevo ella vuelve a ponerle las dos opciones que le dijo antes que tenía: enfrentarlo en ese momento, o salir cagando leches, aunque tarde o temprano va a tener que verse con ello. Esto de tomar decisiones maduras no le gusta a Stefan, por eso la aprieta más fuerte, que igual no es para tanto, lo que pasa que Katherine se rompe a la mínima de cambio, está mayor la mujer. A duras penas, consigue decirle que empiece a decir el nombre de las personas a las que ha matado y al centrarse en recordarlos, como son tantísimos, afloja poco a poco el agarre. Nos encontramos al cerdo del papa Salvatore encabezando la lista, y seguimos con Thomas Fell, Honoria Fell, Marianna Lockwood, Christopher Gilbert y Margaret Forbes. No sé si es que este Christopher era el primer nombre de Jonathan Gilbert o es otro tío diferente y resulta que se ha cargado a más familiares de Elena que Damon.

Cuando ya se siente lo suficientemente tranquilo, suelta a Katherine, quien comienza a respirar con fluidez. Lo malo es que ahora Stefan tiene fiebre, porque le da las gracias, y ella le dice que sabía lo que estaba haciendo. Bueno, esa afirmación puedo echársela abajo en unos cuantos momentos de su vida, y eso que todavía no hemos llegado al relato de García Márquez multiplicado por 5 del episodio 100, que seguro que hay más material pa trollear, pero con aquello de ir a espiarle a un concierto de Bon Jovi… tiene delito, y eso que no es que sea de mis grupos favoritos, aunque de ahí a desprestigiarme la música de esa forma, como que no. Lo que dije, que Isobel no tenía razón en lo de que era lista.

Vuelve a aparecer Nadia muy cabreada por lo de Gregor y cagándose en la madre que la parió, literalmente además. Katherine intenta explicarse alegando que es lo que una madre haría. No parece causar un efecto bueno en su hija, y digo yo que esta no habrá tenido mucha idea de las cosas que ha hecho la bitch porque esto hasta tiene sentido y normal que lo mate si el objetivo de él era cargársela a ella tras acabar con Silas, así que como poco a Nadia la dejan de marioneta viajera. En fin, que la manda a la mierda porque esas cosas de ir liquidando a gente se consultan en familia y nada de ir una a su bola. Entonces se va y Stefan con su habitual cara de oler a pedo no sabe muy bien qué decir, y mejor, porque él no tiene idea de temas con hijos y apuesto a que la lía. Vale, en general, no tiene idea de nada, ya lo sabemos.

Y llegamos a la escena final y con más miga de stefarine de todo el capítulo, aunque si nos descuidamos, de toda la serie, porque hace tanto tiempo de lo anterior que hasta habrá quien ni lo recuerde. Cada uno se encuentra en un sitio diferente: él terminando la vigésima ronda de chupitos en el Grill y pagándolos el muy idiota, y ella en lo alto de la torre del reloj del pueblo dispuesta a suicidarse. O eso o estaba teniendo un deja vu de Regreso al futuro aunque sin Delorean, sin Doc y sin Marty McFly. Katherine se ha rendido ante el inminente final que le aguarda a la vuelta de la esquina y si ya Nadia la mandó lejos, no tiene más motivos para retrasar lo inevitable, así que se dispone a acercarse al borde para dejarse caer. Justo en el último instante se echa hacia atrás, pero ha sido solo un arrepentimiento momentáneo porque al final se tira al vacío de espaldas para no ver los metros que le quedan hasta hacerse picadillo en el suelo. Reflexionando en ello, entiendo que deber un verdadero mierdón tener que verte de esa forma después de 500 años de cuerpazo y modelitos de pasarela italiana, pero sí que es cierto que no esperaba que tomase la decisión de quitarse la vida, no es algo que me pegue con Katherine. Igualmente no da para más si te spoileas, porque otra vez tenemos su nombre en sinopsis posteriores y por eso no importa lo que haga, no va a morir, al menos por unos cuantos capis. Aparte de eso, compaginan la escena de la torre con el Grill, donde al irse Stefan ve a su lado una servilleta con algo escrito que comienza por “Querida Nadia…”. En su día Katherine se puso a leer diarios suyos, así que lo comido por lo servido. Evidentemente, sabes lo que va a suceder, y es que Stefan llega a tiempo de impedir el puré de perra. Según la nota de despedida que le deja a su hija, el osito descubre el lugar en dónde Katherine está a punto de borrarse del mapa. Curioso, la prácticamente nula capacidad del ceño para hilar ideas ha salido a relucir en dos cosas relacionadas con la Petrova. Bueno, puede que haya alguna más pero, como la Plec, no me apetece tirar de hemeroteca. La vez que recuerdo fue en ese gran capi del 2.07 cuando Stefan enlaza todo lo relativo a la huída de 1864 y la moonstone, discerniendo que Katherine quería recuperarla porque antes de dársela a George Lockwood era suya. Bueno, ser ser, era del jula, pero sí, a efectos prácticos en aquel entonces podría decirse que le pertenecía a la bitch. Aquí descubre que si el enemigo del que no puede escapar por más que quiera es el tiempo, tiene que ver con un reloj, y posiblemente no haya otra torre de reloj en el pueblo, así que clarinete.

Al notar que choca contra algo, Katherine contrae los músculos de la cara esperando el topetazo contra la acera, hasta ponen el ruido fuerte pa que impresione. Sin embargo, parece algo un poco más blandito, así que al abrir los ojos ve a Stefan, que esta vez llega a tiempo porque habría sido un rato gore que fuese nada más hacerse picadillo. En este momento se nos vendría a la cabeza la escena del 3x06 cuando la que se tiraba era Elena medio pedo, porque ella dijo que estaba un poco para allá, y no sería por tener que lanzarse al vacío para el plan de atrapar a Stefan deshumanizao, sino porque le había reverberao tela ver a Damon haciendo la película de ligar con Rebekah, que para colmo ella misma le encomendó. Con esto es más entendible la sarta de chorradas que dijo en el 3x15 cuando se enteró de que se la había zumbao. Y lo mejor de todo, es que estaba sobria. Como digo, la similitud de escenas puede ser obvia, que no digo que no tengan cosas iguales, pero cuidaíto elefans con las subnormalidades que os montáis en vuestra azotea, que debéis recordar que Stefan tenía compelling del jula para que estuviera a buen recaudo la bolsa de sangre, sino ese tío pasa como de comer mierda, y ahora no, lo hace porque quiere y no porque esté obligado. Tampoco es que sea por devolverle el favor de antes, cuando le ayudó para controlarse, que a este igual que a Katherine eso de devolver favores le importa cero. Si se tercia y no le estropea su vida, lo mismo empieza a madurar la idea de planteárselo. Supongo que si hay elefans que han desertado al stefarine, eso demuestra el poco aguante de la mierda que tienen, porque en las temporadas anteriores no lo consideraban ni como hipótesis, pero el batacazo del delena no lo digieren, y eso que no es lo que era ni por asomo, pero en fin.

Vuelvo a lo que estaba. Extrañadísima por la situación, que primero tienes que asimilar el hecho de que no estás en el otro barrio y luego que quien te está salvando sea el que te ha dicho sapos y culebras desde que volviste. Pues como que necesitas tu tiempito de aclimatación.  Stefan siempre tiene que poner la punta ceñosa de absurdez y le pregunta que qué estaba haciendo. Yo le habría respondido que lo mismo que algún zumbado de crío nada más ver Superman por primera vez, seguro que se lo cree. Katherine se incorpora y se baja, no creamos que Stefan tiene prisa por soltarla, este a mí no me engaña. No me meto con él por puro deporte, bueno un poco, pero es que después de esa despedida escrita a Nadia, si la ves cayendo desde lo alto de una torre… 2+2. En un principio, la Petrova no quiere descubrirse tan fácilmente y le habla de las opciones que le dio antes, solamente que ella escogió la 3. Finalmente, Katherine confiesa lo que le ocurre, que se está muriendo. Stefan no esperaba esa respuesta y se le ve desconcertado, con lo que ella le sigue contando que debe de ser efecto secundario de la cura el que envejezca rápidamente. Apuesto a que Stefan se alegra de no haberla tomado porque eso de privar a la humanidad de su ceño y a Damon de su mierdeo, no lo puede consentir. Pero aquí no interesa eso, sino que él se muestra un tanto… es complicado definir la reacción cuando la expresión facial es la misma en cualquier ocasión, dejémoslo en que está pensando que debe de ser toda una mierda ser consciente de que te mueres sin poder hacer nada y encima para alguien como Katherine sería como tener el culo lleno de hemorroides. Entendamos que tiene cierto interés, y es porque ve la posibilidad delante de su frentón de que muera, aquella vez en el 2x18 cuando está con Damon afuera de casa esperando a que Elena firme los papeles de propietaria de la mansión, que comentan lo que Klaus ha podido hacer con ella, y creen que se la habrá cargao por lo de vengarse, eso como no lo sabía a ciencia cierta, pues pasa más de largo, pero ahora… podríamos estar ante la idea de que a ver quien le dice las cosas bonitas que a él le gustan, eso ya no le mola. Entonces hace el gesto ese suyo de coger la cara con una mano (es agarrao hasta para eso) y la bitch, que esa mañana fue a comprar las Tena Lady, se alegra a pesar de que refunfuñaba en la farmacia sobre su muelle flojo. Me recuerda al momento similar de la escena eliminada de la tumba, aunque actualmente sea más emotivo por el hecho de que ella está a punto de llorar y Stefan no la va a timar. ¿O sí? Por lo pronto parece que no, y además según la sinopsis del siguiente será él quien la ayude o algo parecido, que miedo me daría si yo fuera fan de Katherine, just saying. Y bueno, ¿dónde quedó el kathelijah? Porrón de metros por debajo del patético elefan, ¿no? Qué gente más pringada, ahora comeos a la loba preñada del jula, que eso tiene pinta de ser supermegaprometedor como endgame.

Venga, la última frase, que veo que se me vuelve a pasar toda la semana y no termino. Stefan dice “Eres Katherine Pierce, afróntalo”. Para mí que este apellido le encantó tanto como la foto, porque parece que se resiste a usar el de Petrova. Supongo que pretenderá animarla para que luche como siempre ha hecho con todo lo que le ha sobrevenido, aunque yo diría que si se la ha encontrado en esas circunstancias será que no ha visto ninguna salida, pero que sí, que no voy a poner muchas pegas que fijo que la Plec se toma la revancha más tarde. Así que se va y Katherine se pellizca los brazos porque no se cree lo que acaba de pasar y al girarse retorna su cara bitchesca de frotarse las manos victoriosa, al menos en un 50% del camino. Tendremos que ver a donde llevan esto, que no es que me oponga, pero sinceramente, que a estas alturas de la serie, tengamos esto descolgao todavía, me parece absurdo, y creo que si deciden meter stefarine de verdad, el screentime de Katherine tiene los días contados, lo veremos posiblemente en el capi 100 del que tanto se habla, que estará centrado en ella.

TO BE CONTINUED

To Tumblr, Love Pixel Union