Now Playing Tracks

Invo-Evolución Stefarine 5x11

Seguimos con el siguiente capi, que tras un hiatus un poco más largo de lo habitual, nos depara nuevos giros aunque como suele suceder desde hace tiempo en la serie, bastante predecibles teniendo en cuenta la lógica pleciana y el avance de los títulos de episodios posteriores. Nos habíamos quedado con la bitch inconsciente tras el zambombazo que se dio o bien por el ataque al corazón o por caerse escaleras abajo rodando como una peonza por ir con taconazos de Gucci sin mirar a dónde pisa. Suponemos que Stefan se la debe de encontrar cuando va a ir a la nevera a por algo para cenar. No se trata de la nevera del sótano, qué va, es a la normal de la cocina, que en teoría la comida que hay es para el emo, salvo la leche, que junto con el colacao de la despensa, es lo que toma antes de irse a soñar con unicornios.


En el hospital, los médicos tratan de reanimarla atizándole descargas con el desfibrilador pero el panorama no es esperanzador, le quedan unas pocas horas de vida, las cuales pasará en la mansión en compañía de quien no tenga otra cosa mejor que hacer. Nadia también ha ido a ver a su madre a urgencias y ante el diagnóstico médico, se niega a aceptarlo puesto que un simple ataquecillo no va a acabar con Katherine Pierce. Y no es que la ciencia la quiera discutir, pero las pruebas ahí están, lo único que se puede hacer es llevarla a casa a esperar que todos los órganos se detengan, gracias a la gentileza de los incomprensibles compellings aparentemente funcionales de Stefan que no sabemos cuándo les ha dado por ser eficaces.


Ya en la mansión, acomodada en las sábanas mohosas de Stefan, se imagina que abajo se están corriendo unas juergas a su costa, porque nota que su osito está atento a algo que no sea ella y debe ser por algo. Efectivamente, en el salón están poniéndose hasta el ojete de chupitos sobre quién ha sufrido más mierda por parte de Katherine. Se abren las apuestas y llega Damon con un “fingió estar encerrada en una tumba durante 145 años mientras yo esperaba para sacarla su culo de mentirosa”. A ver quién es el guapo que supera eso. Ah, por cierto, menciona lo del porche del 1x22, porque eso fue una puñalada traperísima que jamás terminará de pagar. Matt y Jeremy lo intentan con sus intentos de homicidio, bueno, en el caso de Jeremy, son dos muertes y una tentativa, porque en el 2x01 aunque no fuera ella quien lo matase realmente, sabemos que Damon no fue el verdadero culpable de esa mierdaca, luego está cuando le achuchó a Silas en el 4x14 y el porrazo con el coche en el 5x01. Total, que como la perra sabe que merece lo que digan de ella y más, prefiere centrarse en otra cosa, como son las arrugas de las manos o las manchas, que no debe de tener pero la vista ya le falla y parece que tiene la piel leprosa y sabañones del tamaño de una naranja. No preocuparse, que aquí está Superstefan, pa dorar la píldora y decirle que no le pasa nada. Hombre, Stefitan, vale que te gusta mentira más que a un crío una piruleta, pero creo que eso ya es pasarse un poco. De todas formas, a Katherine le da lo mismo, con tal de recrearse sus últimos minutos de vida viendo los pisos de la frente de Stefan, ella es feliz… y sorprendida de que sea tan amable y no la eche espumarajos por la boca. Él dice que en vista de que muere, que puede tirarse el pisto y aguantarse los pufos, dato curioso si mencionamos que lo sabe desde hace dos capítulos y básicamente no le ha dado importancia hasta hace dos segundos, que bien que en el capi pasado también se moría y no le costó mucho hacerse el sieso. Después, los insensibles y malas personas son los demás por estar celebrando la muerte de alguien. No lo entiendo muy bien si en yanquilandia hacen comilonas en los funerales y encima en esta ocasión, la difunta es peor que un grano en el culo, pero el caso es aguar la fiesta al pobre Damon, que no puede ni disfrutar del momento. Entonces llega el turno de que Stefan diga lo correspondiente a su chupito, y ¿qué nos encontramos? Ahora vienen los pufos y las mentiras, que ya estábamos tardando, Plec. Comienza el resumen con lo de que se mudó a casa, y de nuevo, se corrobora lo que dije cuando terminé de ver “Memory Lane”, que había perdido 40 min de mi vida porque Stefan sigue con su cuento de que Katherine le obligó a enamorarse de ella. Este aprovecha que la bitch no puede oírle para no cambiar la versión de las cosas que había dado anteriormente y seguir engañando a todo el que pierde medio segundo en escucharle. No se atrevería a afirmarlo delante ella porque sabe que le vuelve a rememorar el flashback sin ningún problema, y luego a ver cómo se libra del collejón de Elena. Continúa con lo de que sedujo a su hermano, y me da que Damon se tendría que callar otra vez que eso fue antes, pero en fin, también sigue dejándole que se crea sus mantras y no entiendo por qué. Vale, es tonto, pero ya está bien que cada vez que ha salido el tema, zaca, siempre se pone primero, supongo que será por aquello de “el burro delante, pa que no se espante”. Termina con que los puso hasta arriba de sangre y lo de la guerra que los mató, algo tenían que dejar verídico.


A continuación viene la parte que podría asemejarse al discursito sensiblero de la cocina en el 1x05, el de “la echo de menos, pero ya no estoy roto por su pérdida”. Y es que antes de hacer todas esas maldades, dice que era una chica que fue repudiada por su familia y que durante 500 años ha tenido que buscarse las habichuelas para sobrevivir, así que prefiere brindar por ello. Como es de esperar, este detalle no pasa desapercibido para Damon y si ve a su hermano defendiendo causas perdidas, el refrote anda cerca de alguna manera u otra, que también puede ser que sea su objetivo final. La temporada pasada con Rebekah sucedió lo mismo, se dio cuenta que si no se había atrevido a clavarla la daga y andaba intercediendo, había tema fijo. Y aquí lo sabe a ciencia cierta desgraciadamente, así que no se corta y suelta delante de la chupipandi que la noche que se ha pegado con Katherine le ha lavado el cerebro. No sé, no creo, es de piñón fijo, pero igual si le ha tersao 2 o 3 pisos del ceño. Las que saltan de la impresión son Elena y Bonnie puesto que la radiocuto ha estado tan liada organizando por enésima vez su tercio de habitación y no ha tenido tiempo de ponerles al corriente de ese peazo marujeo. Podría decir que lo mismo se hace mayor y pierde facultades, pero dudo que Caroline haya tenido alguna vez y desde luego que no va por el camino de tenerlas en un futuro eterno. Enseguida la rubia corre a disculparse con Elena, porque evidentemente ha sido un gran lapsus y manchón en su historial épico, y quizás el preludio de que podemos estar acercándonos al fin del elefanismo por su parte. Todo se verá. La reacción de Stefan, como suele ser cuando algún pufo suyo sale a la luz, y más si tiene que ver con Katherine, es cambiar de tema radicalmente. Además, según parece, Elena no está por la labor de cagarse en su tupé después de los sermones de mierda que ha echao sobre la figura de la bitch y digo yo que tampoco es que tuviera que ponerse en plan urticariosa pero qué menos que un poco de reproche porque a mí me daría la sensación de haber sido engañada. Aunque es muy probable que Elena nunca terminase de entender muy bien de qué iba el asunto, vamos, ni ella, ni nadie incluyendo a los propios interesados, aquí con contar cada loco su rollo hay bastante.


Nadia irrumpe para exigir ayuda para salvar a su madre, y a pesar de que Damon le dice que por aquí se va a Madrid, la chica se ha encargado de asegurarse la cooperación en cuanto saca el anillaco horrendo Gilbert, que efectivamente pertenece a Matt. Total, que Elena tiene que acceder a ver qué leches quiere la mini Petrova, y por supuesto, el mejor amigo de Matt tiene que estar involucrado, ese que hace lo imposible cuando está a punto de morir. Efectivamente, no hablamos de Tyler, aún queda para que aparezca a hacer bulto en el sofá. Stefan acompaña a Nadia y a Elena a donde sea que les lleve la primera para luego liberar al rubiales una vez consiga lo que quieren. Les explica el truco ese de los viajeros, de meterse dentro de una persona y eso es lo que tiene pensado para la mama y ella misma de huésped, pero Elena no comprende cómo habiendo matado a su novio, Nadia quiera ayudarla, a lo que la otra responde que Gregor quería cargársela y sabemos el dicho de “Better you die than I”. Está teniendo unos días difíciles y para colmo tener que colaborar pa la abuelita pedorra tras haberse salido con la suya chascándose a Stefan… que él se lo dice y todo, pues podría haber aprovechao para soltar un poco de frustración, ahora que ya no aporrea el saco en casa de Alaric porque lo descoyunta. Nah, son unos rajaos, siempre eliminando lo que más jugo podría dar.


A ver, seguimos con la conversación inútil, al igual que ella, que comienza Carol mientras va con el emo y la zippo buscando la caja fuerte donde está encerrado Matt por los alrededores de la mansión Salvatore. Se pone a hablar del stefarine como si a los otros dos les importase, y sabemos que a Bonnie la ponen como sorprenderse de las cosas para hacer algo y que no sea sólo la reacción del personaje clave que quieren destacar, como pasó en el 4x08 con el delena. Y no hablemos de Jeremy, que ese lo ve como una cagada que puede cometer cualquiera, el acostarse con alguien que no debiera, pero claro, la proto está sobrepasada por este suceso tan trágico y finalmente por darse cuenta de que es la única que no chinga, que no se lo puede permitir con su status, por eso acaba tirándose al jula.


Ahora tenemos el sueño que le hace Damon a Katherine mientras está dormida, pa trollearla un poco. Me importa tres pepinos que la gente diga que fue algo cruel por hacer lo de la familia, que al fin y al cabo ella no tuvo la culpa de que Klaus se quisiera vengar porque lo más normal es que si quería usarla pal sofrito, tenía que largarse cagando leches. Vale que no sería cupable, pero la vida es así de injusta y cuando te portas como una cacho pedazo de perra, alguien te la devuelve tarde o temprano y pasan estas cosas, bastante que la sheriff llega y la salva de morir ahogada con la almohada… grande Damon ahí, el único que le echa un par para darla su recompensa… hasta eso se lo quitan, qué panda de rajaos. La próxima vez que no haga caso a Liz por muy amiga suya que sea, que teniendo en cuenta la hija que tiene, debería mantener la boca cerrada. Por suerte, consigue chutarla unos cuantos calmantes para que se calle de una vez porque le empieza, como no, a tocar las narices sobre Elena. Y a continuación es cuando tenemos un flashback normal y corriente, sin que aparezca nada que lo desmonte y sea un sueño. Se trata de la primera vez que Katherine vio a Stefan, que no fue cuando llegó a su casa y se encontraron en la puerta. De nuevo usando recursos de otras líneas argumentales… en fin, la Dries se está luciendo y se acerca peligrosamente a la Plec, me pregunto quién se llevará el Razzie al acabar la serie.


Retomamos levemente las fumadas destinales de dobles que se sacó la loca de la Queti. Van en un carromato Katherine y Emily adentrándose en Mystic Falls porque han oído que allí los paisanos son un poco cortos y puedes jalar a gusto. Tan cortos que de no ser porque George Lockwood, en complot con la propia Katherine, esparció el rumor de los vampiros pa salvar su culo, seguro que a día de hoy ya no quedaba nadie vivo. Total, que fueron a toparse con el más tonto del pueblo, que se le habían metido unas ramas en el carruaje y no sabía quitarlas. Esto es lo que pasa cuando de pequeño juegas con una pelota rosa solo porque los demás niños se avergüenzan de ti. Si queréis la historia completa de la pelota rosa, la tenéis en mi fic del Sálvame en Fanfiction. Hasta aquí el spam. Estando impaciente por estar parada sin saber cuánto tiempo, Katherine se puso a mirar por la ventana de la puerta y voilá, ceño a la vista. En ese momento, el universo volvió a hacer de las suyas y los planetas del Sistema Solar alineados todos ellos, dando lugar a implosiones cósmicas como en los días de los lerdos de Silas y Amara. A saber lo que debió suceder cuando Stefan la llega a ver más tarde, tras maquinar en un santiamén la idea de meterse en la casa de ese tío así by the face. Y que ahora no sea capaz de dejar de decir estupideces mientras plagia a Elena… Vuelta al presente. Damon sigue ahí y lo ha visto todo, con lo que pregunta que a qué vino, porque es verdad, qué más queda por echarle de mierda a Damon con este tema, realmente me gustaría saberlo. A estas alturas que le cuente que la profecía debe ser cierta por la sensación superchupiguay que tuvo en el momento en que divisó a Stefan… y claro, a todo esto, si tanto destino había de por medio y tal, ¿qué mierdas hacía Katherine dejando que Damon se arrimara? Que no me engañáis, que se os puso en la punta del pie cambiar eso de cara a la incorporación del personaje al argumento actual y punto, porque en la primera temporada era una zorra a dos bandas y en cuanto la cosa se chungó, ahí os quedáis y me paso siglo y medio escabuyéndome. Así que prosiguiendo con el trolleamiento mental con el que se está cobrando todo lo que ha recibido, Damon hace que tanto la tía Jenna como John vengan a clavarle cuchillos a Katherine. La fiesta vuelve a changársele cuando Elijah hace acto de presencia para impedir que la siga atormentando. Ah no, que era otro espejismo de Damon para hacerla ver que no se interesa por ella porque no ha ido. Simplemente, me encanta. Aunque esta vez sí interrumpen de verdad y se trata de Nadia, que ha traído a la traveler para que le diga a su madre lo que tiene que hacer para teletransportarse a su cuerpo.


Cambiamos a la casa poseída donde están desangrando las muñecas a Stefan y a Elena los travelers que no consiguieron pasar la prueba para hacer de extras en The Walking Dead. Están arrinconados en un espacio reducido, en plan la típica escena en la que suele haber tensión, pero sabemos que de eso aquí no ha habido nunca, así que están ahí y ya. Elena se figura ante el comentario de Stefan sobre que ya no es claustrofóbico, que debió de ser en lo que le estuvo ayudando Katherine, porque alguna explicación tiene que haber para que Stefan diga algo bueno de ella y más si se la ha zumbao. Sí claro, Helen, tú sigue en tu mundo que no me extraña que hayan usurpao tu cuerpo porque más tonta, y no naces. Finalmente, salen cuando de repente los fumaos se van y las heridas se les empiezan a currar. 


Cuando Stefan llega a su cuarto, se acaba justo de levantar Damon del rompimiento de cuello de Nadia, quien tampoco estaba ya por haber salido tarifando con su predecesora por hacerse la vaga y no querer colaborar pa seguir viviendo, lo cual terminamos descubriendo que era pa despistar y que se creyeran, si es que alguien oía algo, que después de miles de miserias, Katherine tiraba la toalla. Siendo los últimos minutos de vida que le quedan, Stefan decide meterse en su mente, y como no, la Plec aprovecha para volver a sacar lo bueno y bondadoso que es por usar el recuerdo de la familia muerta y su hija para que encuentre la paz, en lugar del ensañe que tuvo Damon, pero por lo menos hace que la bitch diga que él tenía razón. Pues claro que la tiene, eres un esperpento que tiene más vidas que un gato y si se le hiciera caso, hace milenios que habríamos dejado de sufrirte. En serio, si hay petición para recoger firmas para que se muera, aquí estoy. El sueño no está mal, pero no sé, podría habérselo currárselo algo porque solo sirve de aspirador. Creo que habría sido mejor que le buscara otra cosa, aunque sería difícil puesto que no sabe nada de su vida, y aun así, seguramente tirarían por esta baza para comparar con Damon y evidentemente dejarlo por los suelos.


Lo siguiente y último del capi es la despedida de Elena, que como recordamos está llena empatía para quien sea menos para Damon, y que en el momento en que Katherine la tiene lo suficientemente despistada con agradecer su perdón, aprovecha para abalanzarse sobre ella y recitar los cantos del spell de antes. Así están las cosas, chungas y rechungas, porque de esta ya la bitch sí que no saldrá viva.


TO BE CONTINUED

Invo-Evolución Stefarine 5x10

Estamos en el capi 10, que sorprendentemente empieza en el cuarto de Stefan a la mañana siguiente de lo que contamos justo antes. No lo esperaba, la verdad, acostumbrada a las omisiones de las cosas que tienen aquí y encima si se trata del santuario elefan, aunque ahora que recuerdo hay una escena delena de la 3 que la hicieron también ahí, la del regalo de cumpleaños de Damon a Elena y posterior incapacidad para coordinar los movimientos de ponerse el colgante de ella. Bah es igual, no pienso perdonar lo del porche del 3.14, porque cada vez que lo pienso me entra disentería mediana. Mejor dediquémonos a lo que hemos venido. La primera en despertarse the morning after es Katherine, entre esas sábanas de verde oscuro podrío que quedan a la altura del betún comparadas con las de rojo que te lo cojo de Damon, as always. Se despereza con una sonrisa de arruga a arruga mientras Stefan sigue sobando a ceño suelto, por lo que decide despertarlo para continuar la fiestecita. Pero para su sorpresa, se la sigue cayendo los mechones de pelo blanco y menuda impresión pal osito si cree que ha metido un perro despeluchao en la cama, se lo jala del susto. Así que Katherine sale por pies tapándose con la colcha antes de que Stefan la pille y va dando bandazos por la habitación cual borracha mareada al ir recogiendo su ropa tirada por el suelo. Como ya la había oído quejarse, él se había levanta sin entender muy bien lo que sucede, y solamente escucha que Katherine le pide que siga durmiendo.

Hasta aquí al menos la escena es cómica, luego llega la parte donde la bitch se topa con Damon en la entrada dispuesta a largarse tras hacerse un recogido de la melenaza tan enrevesado como para que le quepa en la gorra que le habría mangado a un niño cabezón este verano pasado para poder seguir huyendo. Damon recién acaba de salir del escondrijo torturador de Wes, y suponemos que tras no encontrar pistas de Elena porque estaba en el pueblo dentro de la botica quemada del padre, se fue a casa a qué menos que a disfrutar de una ducha rápida pero tranquila y sin escalofríos. Pues no, ya tiene que venir la mierda de la perra a restregarle su refrotazo con Stefan, porque todavía será tan estúpida que creerá que a Damon le va a picar, y lo único que consigue es que al pobre le entren ganas de potar. Yo le comprendo, menudo cuadro sería escuchar las vértebras de Katherine chascarse mientras Stefan… lo dejo, que ahora la que va a vomitar soy yo. Por eso, la Petrova decide hacer caso a los consejos que daba Torreiglesias en Saber vivir y cuidarse la osteoporosis, artritis y el reuma con sano ejercicio y de paso recrearse la vista con los bíceps de Matt. Y pensábamos que Katherine era tonta… bueno, lo es pero, ya tú sabes. Está haciendo el pino para fortalecer los brazos aunque no aguanta mucho tiempo y pa colmo se está quedando tapia y topo, es decir, sorda y ciega. Lo curioso es que le dice a Matt que le está pagando para que la vuelva a convertir en una buenorra y no sé de dónde sacaría la pasta. Capaz es de haber registrado el cuarto de Damon para robarle.

Total, que llega Nadia para pedir explicaciones por lo de la nota de suicidio sin despedida con un sonoro bofetón que le cruza la cara a su madre. Awesome, si alguien más se quiere apuntar a probar suerte, poneos a la cola que Damon y yo vamos antes. En la mansión, charlan sobre la crisis de Katherine y esta ya la ha superado hasta el punto de comerse col cruda licuada. No sé, creo que está en otra peor si está dispuesta a meterse eso en el cuerpo, aunque su hija no se da cuenta porque queda embobada con la idea de que busque algo de redención después de las cosas que ha hecho, y entonces Nadia se muestra dispuesta a ayudarla en vista de que se imagina que se está refiriendo a ella. Otra que ha acosado mal desde la sombra, verás que chasco se va a llevar. Y no tarda mucho puesto que en cuanto le cuenta a Katherine cómo puede sobrevivir, todo sale a relucir. La idea era que hiciera lo mismo que Gregor, que transfiriera su alma a otra persona debido a que es una viajera por haberlo sido su padre, pero claro, esto no le mola un pelo a la bitch puesto que tiene un status y reencarnarse dentro de cualquier pringada, como que naranjas de la China. Además, justo ahora que había logrado que Stefan un mínimo de atención que no sea para mierdearla, el cambio tendría que ser con otra Petrova, de ahí pa arriba. Nadia relaciona que la repentina necesidad de perdón es por Stefan en lugar de ella y Katherine no se corta en corroborar que básicamente tiene razón y que su hija le importa una mierda, porque es la verdad, ya que ella no tuvo la culpa de que se la quitaran e hizo una búsqueda cuando volvió a su tierra, así que su parte está cumplida. Es de esperar que la chica se pille un rebote que pa qué y le dice que vaya a suicidarse a ver su alguien la echa de menos, dolida al ver que ese pintamonas de pelo acementao tenga más prioridad para su señora madre. No la culpo, aunque en lugar de instarla a que vuelva a matarse, lo hago yo con mucho gusto. No obstante, por si cambia de opinión, Nadia le deja a Matt el cuchillo jamonero de los travelers a pesar de que en un principio él se muestra reticente, que bastante está tardando en tener esa vida aburrida de mierda que dijo en el 2x21 que quería. Finalmente acepta guardarlo pero no cree que sirva de nada si Katherine está decidida a morir, ya que ella solamente se preocupa por sí misma y es muy dura de mollera.
Estamos en la segunda escena que comparten los susodichos en este capi. Comienza con Katherine mirándose en el espejo las arrugas que le han salido alrededor de los ojos y lamentándose sobre que debía haber comprado las cremas rejuvenecedoras de la tele en lugar de las clases de gimnasia de Matt y la col asquerosa que tuvo que tragarse. Él llega tras los actos heróicos del día, que son sacar a Elena del sotáno calcinado y soltar la corriente puya venenosa sobre lo malo que es Damon, y pregunta que si puede pasar o va a volver salir cagando leches como esa mañana. Cuando Katherine le cuenta lo de las arrugas, el tío demuestra que tiene el día de los chascarrillos y hace una gracia. Ya lo sabíamos, pero aún así recalco el 0 patatero que le pondrían en Psicología femenina porque jamás de los jamases se debe hacer una burla de las arrugas de una mujer. Suerte tiene de que ahora Katherine no le puede revolear la cara sin que se le parta el brazo. Es más, ni siquiera tiene ganas de devolvérsela con algún chiste sobre su edad y que vaya al urólogo para las revisiones de próstata. En cuanto sacan el tema de la noche anterior, ella le pide que hable puesto que al fin y al cabo nunca sido muy expresivo en lo que se refiere a las palabras. Yo esperaba que él dijera lo que dijo, que la rubia le estaba sacando de sus casillas con tanta caja, y que aprovechó la oportunidad en cuanto se le puso a tiro. Lo que pasa es que le da por usar el pronombre de “nosotros” y en eso ya no me la cuela, como si a Katherine le hubiera importado 3 pitos. Lo siento Stefan, pero no, y lo sabes, porque cuando te ha interesado o convenido, sí que te has valido de las cosas bonitas que ella te decía para salirte con la tuya y por “incapable of love” no te venía nada, así que no intentes escurrir el bulto como siempre haciendo como que no es para tanto, que ya veremos qué te sale de la chistera cuando Elena se entere. Katherine pregunta que si eso lo ha memorizado de algún sitio, seguramente por estar acostumbrada a la sarta de chorradas que este dice cuando tiene que estirarse. Quién sabe, igual la declaración del 2x04 la sacó de algún libro Bécquer, Shakespeare u otro escritor porque no tiene que tener nada más que serrín en el hueco que tiene por cabeza.

Ha llegado el momento de ponerse serio y evidentemente Stefan sigue con la baza de todo lo que le ha acarreado, que no puede borrar los 147 años de penas que le ha hecho pasar por una sola noche, y aunque me pese, es normal que lo utilice ya que si no se estuviera muriendo, Katherine no le pediría perdón por absolutamente nada como no lo ha hecho hasta ahora. De todas formas, si el problema es el tiempo, podría haber tenido mucho más que una noche si hubiera querido replantearse el perdón, así que simplemente no le sale del ojete hacerlo porque ni siquiera ha asumido qué parte es directamente culpa de Katherine ni cuál es culpa de él mismo. Esta historia ha sido precipitada y metida a medio calzador por lo que le va a pasar a Katherine, porque lo suyo es que un par de conversaciones con las cartas sobre la mesa tendrían que haber tenido. Pero sabemos que eso no le interesa a la Plec ni al séquito que ha dejado comandado por la Dries, que Caroline se tenía que llamar. Y como no les interesa, allá va la mierda elefan a resaltarse en lo que le dice Katherine a Stefan tras asumir que ni en una noche, ni en una eternidad podría redimirse porque nunca la va a mirar de la forma en que ve a Elena. Stefan queda callado sopesando qué le cabrea más, si el trolleo de Katherine o que Elena le dejara por el malvado Damon y como es lento de entenderas, aún no ha respondido.

Sin más que decir, la Petrova se despide y parece que un arrebato de conciencia le ha dado a Stefan, quien mantiene su geto impertérrito aunque no su mano, la cual se entrelaza con la de Katherine y supongo que al igual que ella tiene un status para no meterse en cualquier cuerpo, él lo tiene para no concederla el perdón explícitamente. Al menos es mi manera de interpretar ese “Siento que te estés muriendo”, cosa que ya se entendía si había intentando ayudarla con la inutilidad de los diarios. Por eso, posteriormente habla con Nadia por teléfono mientras está cogiendo sus cosas para largarse y conseguir hacer el spell de la teletransportación de cuerpos. La hija discierne que Stefan ha tenido algo que ver sí o sí para hacerla cambiar de opinión y aunque le hubiera gustado tener un poco de parte en el querer redimirse de Katherine, por lo pronto ha logrado que quiera vivir. Lo malo es que en mitad de la conversación, a la bitch le da un ataque al corazón y cae rodando por las escaleras, llevándonos al próximo capítulo donde se verá si presenciaremos su final de una vez por todas o se las apañará para seguir trolleando desde la distancia que sea.

TO BE CONTINUED

To Tumblr, Love Pixel Union